Academias de baile en Malaga

Antonio imparte clases de salsa en El Cónsul, Teatinos - Málaga.
Aprende a bailar salsa con Antonio en El Cónsul.

Conozco a un profesor de salsa en Málaga que tiene una academia, y es un mentiroso patológico que le cuenta un montón de mentiras a sus alumnos y a todo el que se le pone delante.

Su academia me gustó mucho, aunque las instalaciones y la edad de la música y del propio profesorado se podrían mejorar y rejuvenecer. El caso es que enseñaban bien y cobraban barato.

Pero lo de contar mentiras porque sí, no me parece bien.

Yo me tragué un montón de bolas en su momento y cuando supe que me habían mentido me sentí mal y no volví a aparecer por clase.

Por ejemplo: Un día contó en clase que el setenta se llama así porque, si lo miras desde el aire, los bailarines dibujan un siete y un cero en el suelo cuando ejecutan la figura.

Pues no es cierto: dibujan un ocho. Tan simple como eso.

Desinformar por desinformar no está bien.

Otro día paró la clase y explicó en voz alta que él tenía un método infalible para corregir el defecto de apretar demasiado las manos de tu pareja bailando salsa. Se trataba de ponerles cinta adhesiva. Cogió un rollo, nos lo mostró a todos y dijo que él le ponía fixo a la persona en cuestión y le dejaba el dedo pulgar bien pegadito a la mano, para que no pudiera usarlo más a modo de pinza.

Pues no es verdad: jamás lo ha he hecho. Es un método que nunca ha llegado a poner en práctica, para suerte de los alumnos, porque sin duda, es humillante que tu profesor de salsa te amordace las manos con una adhesivo para que aprendas a bailar.

Al cabo de dos semanas, abandoné la academia, en busca de la verdad.

Autor: Vanesa.